MENSAJE DE LA SECRETARIA GENERAL | Laurence Kwark

Como ya había sucedido en el siglo XIX, la validez de la propuesta de la economía social y solidaria quedó demostrada también a finales del siglo XX, cuando empezamos a ver que aquel sistema económico demasiado centrado en el crecimiento y la obtención de beneficios no respondía con la crisis económica y financiera de 2007-08.

En septiembre de 2015, cuando los gobiernos del mundo reunidos en Nueva York aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, quedó claro que había que incorporar el concepto de economía social y solidaria si se quería culminar ese plan de acción a 15 años vista pensado para “las personas, el planeta y la prosperidad”. Dado que varios de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible están estrechamente relacionados con los anhelos y objetivos de múltiples sectores de la economía social y solidaria que se esfuerza por lograr cambios fundamentales en la manera en que nuestras sociedades producen y consumen bienes y servicios, la economía social y solidaria debe ser uno de los principales mecanismos a través del cual cumpliremos con la Agenda 2030.

Para ello, en 2014 se creó el Foro Global de la Economía Social en Seúl, capital de la República de Corea, en tanto que plataforma para dar cobijo a una triple alianza entre los responsables de políticas de ciudades y gobiernos locales, los agentes sociales e investigadores y las entidades que practican la economía social.

A medida que aumenta nuestro anhelo por alcanzar un pacto de solidaridad mundial entre todos los que practican la economía social y solidaria con el objetivo de desarrollar nuevas maneras de practicar la economía en base a valores humanos, sociales y medioambientalmente sostenibles, crece la urgencia por innovar políticas y programas que transformen la economía a gran escala.

Por ello, hacemos un llamamiento a la solidaridad de todos los actores comprometidos con la economía social para que busquen caminos alternativos, compartiendo buenas prácticas e intentos fructíferos, así como señalando los desafíos y obstáculos a los que debemos enfrentarnos conjuntamente, gracias a la nueva alianza mundial que hemos establecido en este Foro.

La Asamblea General del Foro Global de la Economía Social celebrada en Montreal en 2016 ha jalonado el camino.

Este mensaje es una invitación abierta a todos aquellos que quieran participar en la construcción de este nuevo modelo de desarrollo sostenible que pretende que nuestra economía vele por la humanidad y el medio ambiente compartiendo valores sociales y actuando con solidaridad.

¡Construyamos entre todos esta alianza para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de manera más equilibrada e integrada!

Laurence KWARK

Secretaria General del Foro Global de la Economía Social